Adicción a Internet

Blog divulgativo sobre el IAD (Internet Addiction Disorder)


1 comentario

El 10% de los adolescentes madrileños ve su vida personal afectada por el abuso de Internet

La Universidad Rey Juan Carlos ha realizado un informe acerca del uso Internet por parte de chavales entre los 12 y 17 años (usuarios en un 96%) de la Comunidad Autónoma de Madrid. Antonio García Jiménez es el director del estudio, publicado con el título de ‘Usos de Internet entre los menores de la Comunidad de Madrid’.

Estas son algunas de las conclusiones:

  • Un 16,8% utiliza Internet para contactar con desconocidos de su misma edad, principalmente por medio de las redes sociales (82,6%). Muchos de ellos llegan a facilitar datos personales.
  • El 22% ha mantenido encuentros cara a cara con desconocidos, y sólo un 5% reconoce peligro en esa cita a ciegas.
  • Casi la mitad afirma conocer algún caso de ciber-bullying (comentarios o imágenes ofensivas).
  • Alrededor del 20% ha participado en la realización de actos obscenos delante de la webcam como quitarse ropa o intercambiar imágenes o comentarios sexuales fuertes.
  • Un 10% reconoce que pasa tantas horas enganchado al ordenador que ha contribuido a bajar sus calificaciones escolares y a dejar un poco de lado las relaciones personales con sus amigos y familia.

Fuente: GenteDigital.es

Anuncios


Deja un comentario

Plan escolar en Madrid contra la adicción a Internet

El Ayuntamiento de Torrejón ha puesto en marcha el programa “Desmoviliza2”, con el objetivo de prevenir los problemas relacionados con el mal uso de las nuevas tecnologías, entre ellas Internet.

Participan en este proyecto casi 1.200 escolares, entre 12 y 16 años a los que se transmite información y valores encaminados a sensibilizar hacia una utilización razonable de Internet, resaltando los problemas y las situaciones conflictivas derivadas por sus malos usos. Además, se ha editado una guía para todos los que participan en el programa, en la que se promueve el uso adecuado de las nuevas tecnologías, sin someterse a riesgos innecesarios.

El abuso continuado de las nuevas tecnologías por parte de los menores de edad (telefonía móvil, Internet, videojuegos…) puede conducir al aislamiento, a la falta de dedicación a los estudios, al fracaso escolar y se puede convertir en algo obsesivo o con incidencia en las relaciones sociales sanas.

A diferencia de otro tipo de adicciones, las adicciones sociales o adicciones sin sustancia no están mal vistas socialmente, al contrario, cada vez se le compra a edades más tempranas esta tecnología a los niños y niñas. “En el caso de los móviles los padres los compran para tener la seguridad de tener controlados y estar comunicado con nuestros jóvenes y no está sancionado socialmente el uso del móvil, no siendo percibido como un objeto peligroso. Pero la barrera que distingue el uso normal de una tecnología, del abuso o del mal uso de la misma no está clara”, declaró Maite Gordón, concejala de Sanidad y Bienestar Social.

Fuente: estedemadrid.com


Deja un comentario

¿Es su hijo un adicto a la tecnología?

la adicción a las nuevas tecnologías se manifiesta en el progresivo cambio de comportamiento de la persona: reserva, asociabilidad, insomnio, largas horas frente al ordenador…

Si hacemos caso del estudio realizado por doctora Kimberley Young, de la Universidad norteamericana de Pittsburg y pionera en el conocimiento de ésta y otras patologías de nuevo cuño, esta forma de adicción (en especial la adicción a internet) afecta, ya, a uno de cada diez internautas.

Carmen Bayón con la colaboración de diversos centros de Madrid y Barcelona, está realizando un estudio (el primero de estas características en España) para obtener datos fiables sobre la adicción a internet en nuestro país. Con los datos reunidos hasta el momento, el estudio apunta a que entre un 6 y un 9 por ciento de los usuarios españoles de internet podrían haber desarrollado un proceso adictivo.
Algunos de los más destacados especialistas sobre la cuestión se dieron cita el 20 de noviembre en el Hospital Clínico de Madrid, donde se celebró, el «Simposio internacional sobre adicciones a nuevas tecnologías» organizado por la Fundación Gaudium, y al que asistió Pantallasamigas,

En nuestro país, dicen los organizadores, se han multiplicado por cuatro (solo durante el último año y medio), las consultas a especialistas relacionadas con el abuso de internet, las videoconsolas o los teléfonos móviles. En palabras de Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco, «cualquier adicción es una patología de la libertad», que se produce cuando una conducta inofensiva «acaba convirtiéndose en un hábito que el sujeto ya no puede controlar» y que interfiere en otros aspectos de su vida.

Esta forma de adicción (en especial la adicción a internet) afecta, ya, a uno de cada diez internautas.
La adicción a las nuevas tecnologías sigue el mismo patrón que cualquier otra conducta adictiva. Existe un «placer inicial» que se convierte en una pérdida de control sobre la actividad (compras, sexo, internet…) y que genera dependencia, síntomas que son análogos a los que generan el alcoholismo o la drogodependencia.

Según el más reciente, elaborado el año pasado por el Ayuntamiento de Madrid sobre una población de 560.000 adolescentes entre los 15 y los 24 años, aproximadamente un 15 por ciento hace un uso inadecuado de las nuevas tecnologías.

Padres poco preparados

«El 70 por ciento de los padres se confiesan absolutamente legos en el manejo de internet, de los chats, de las videoconsolas o de los juegos en red, y por tanto no tienen criterio de cómo administrarlo» según el director general de Adicciones de Madrid Salud, Francisco Babín. Lo primero que hay que hacer es detectar si existe algo anómalo en la conducta del menor,

Una vez identificado el problema, los expertos proponen combatirlo a través de la vigilancia (que los niños no estén solos cuando se conecten a internet, sino acompañados por un adulto), o impedir que el hecho de estar navegando se superponga con otras actividades de la vida diaria. También se recomienda poner el problema en conocimiento del psicólogo del colegio y actuar siempre de acuerdo con él y, en su caso, con el médico de familia.

Fuente:abc.es